Vuelta a clases: vacunas, chequeos y alimentación saludable para un buen inicio de ciclo.

0
61

La vuelta a la rutina trae consigo una serie de pautas que deben cumplirse para que la transición sea lo más grata para todos. Qué controles conviene tener al día y cuáles son los hábitos de descanso e higiene que los niños deben incorporar para prevenir enfermedades.

El comienzo del ciclo lectivo conlleva cambios en el hogar, porque luego del receso de verano, donde muchas veces los horarios de los chicos se flexibilizan, es hora de retomar la rutina. En primer lugar, es fundamental que los chicos respeten el momento del sueño (cumplir al menos ocho horas de descanso) para que puedan rendir durante la jornada escolar y tener energía y ánimos de aprender.

Otro punto central son los hábitos de higiene, que deben surgir en el hogar para trasladarse al colegio. Que los niños entiendan que tienen que lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño es esencial para evitar la transmisión de enfermedades.

Respecto a la salud, la médica pediatra y jefa de Pediatría de Vittal, Cecilia Avancini, recomendó revisar la libreta de vacunación junto al médico de cabecera. Y detalló que los niños de 5-6 años (ingreso a la primaria) deben aplicarse tres vacunas: la Sabin, la Triple Viral y la Triple Bacteriana, dosis de refuerzo necesaria para que el organismo genere defensas contra la poliomielitis, el sarampión, la rubéola, las paperas (parotiditis), la difteria, la tos convulsa y el tétanos. Todas estas vacunas son gratuitas y obligatorias.

Es necesario hacer controles oftalmológicos para garantizar el buen rendimiento escolar, y chequeos odontológicos, para una buena salud bucal”.

A su vez, “los chicos de 11 años deben aplicarse un refuerzo de la Triple Bacteriana Acelular para garantizar la inmunidad contra la difteria, la tos convulsa y el tétanos, y también la Vacuna contra VPH (Virus del papiloma humano) para niñas y niños con el objetivo de prevenir el cáncer de cuello uterino, y otros cánceres de localización anogenital”, señaló la especialista, quien enfatizó que“con relación a la inmunización contra la Hepatitis B, Antihepatitis A y la Triple Viral, hay que chequear en el carnet de vacunación si fueron recibidas las dosis anteriores para completar los esquemas de vacunación”.

Además, es necesario hacer controles oftalmológicos para garantizar el buen rendimiento escolar, y chequeos odontológicos, para una buena salud bucal, que tiene que estar acompañada por el incentivo al hábito del cepillado dental por parte de padres o tutores.

Los profesionales médicos insisten en la relevancia de una buena alimentación dentro y fuera de la casa (iStock)
Los profesionales médicos insisten en la relevancia de una buena alimentación dentro y fuera de la casa (iStock).

“Los profesionales médicos insistimos en la relevancia de una buena alimentación dentro y fuera de la casa, por eso aconsejamos que los alumnos lleven viandas saludables y les recordamos a los adultos que el desayuno es clave para que los pequeños puedan rendir en las horas siguientes”, agregó Avancini, quien destacó que los niños tienen altos requerimientos nutricionales, debido a que se encuentran en etapas de crecimiento y desarrollo por lo que se recomienda la combinación de alimentos de distintos grupos para aportar todos los nutrientes que ellos necesitan como carnes y huevos, lácteos (quesos, yogur y postrecitos), frutas y hortalizas, y cereales, legumbres y derivados.

Según la experta, hay formas simples de incorporar estos productos. “En el caso de las frutas, las más fáciles de transportar son la banana y la manzana bien lavadas para ingerir como postre. Para sumar más verduras, un buen tip es agregar a los sándwiches lechuga y tomate, o guarniciones de vegetales crudos o cocidos para acompañar las carnes -recomendó-. Asimismo, zapallitos, espinaca o papa se pueden consumir en formato de tartas o tortillas. Enviar una botellita de agua es igualmente importante, así como pensar en snacks saludables con poco contenido de grasa y azúcar (barritas de cereal, turrones de maní, pasas de uva o frutas secas)”.

“Para prevenir la pediculosis lo recomendable es mantener una conducta constante de prevención, revisando las cabezas y pasando el peine fino regularmente”.

En cuanto al armado de la mochila, es clave la buena elección para evitar trastornos y molestias. “Para eso, el alto de la misma no debe superar los hombros del niño que la va a cargar cuando esté sentado y el ancho tampoco no debe ser mayor que sus hombros. El peso de la carga no tiene que sobrepasar nunca el 10% del peso del alumno”, aconsejó.

Para prevenir la pediculosis, un mal que aqueja a gran parte de la población infantil durante el año escolar, la especialista recomendó a los padres “mantener una conducta constante de prevención, revisando las cabezas y pasando el peine fino regularmente”. “Para evitar contagios se recomienda que las niñas asistan a clase con el pelo recogido y si no se pudo evitar la propagación, hay que utilizar productos indicados por el pediatra”, aseguró.

Por último, la especialista hizo hincapié en el hecho de que los chicos realicen actividad física al menos tres veces por semana y que tengan un espacio para jugar, ya que lo lúdico ayuda al aprendizaje, crecimiento e integración social.

Fuente: Infobae

Deja un comentario