La iniciativa -que consiste en un pre-test para detectar coronavirus- la comanda la UNCuyo y la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza, a partir de un desarrollo técnico del INTI.

Un nuevo paso para intentar contener el avance de los contagios de coronavirus: Mendoza comenzará a realizar el ”Olfa test”, una prueba de olfato para identificar casos sospechosos de Covid-19, sobre todo en jóvenes.

Así, en caso de detectarse la pérdida parcial o total de ese sentido, conocida como hiposmia o anosmia, respectivamente, se indica el aislamiento preventivo y se deriva a la persona a un centro especial para efectuar la prueba PCR, la que finalmente determinará si está infectada.

En principio, los operativos se realizarán todos los jueves y los viernes de las vacaciones de invierno, de 19 a 22, en distintos puntos de la Arístides Villanueva. Asimismo, se hará una jornada especial de testeo el 20 de julio, Día del Amigo, teniendo en cuenta el gran movimiento de jóvenes que se producirá en la capital provincial. Por eso, habrá puestos en distintos negocios, pubs y restaurantes.

De esta manera, la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) liderarán el plan de detección temprana, a través de un equipo de estudiantes voluntarios de la universidad, coordinados por el docente e investigador Diego Esteban Cargnelutti.

Las pruebas se realizarán en una de las zonas más concurridas por los jóvenes, la avenida Arístides Villanueva, en la capital provincial.
Las pruebas se realizarán en una de las zonas más concurridas por los jóvenes, la avenida Arístides Villanueva, en la capital provincial.

“Este proyecto desarrollado por el Área de Innovación de la UNCuyo podría ser una estrategia para la apertura segura y controlada de la economía provincial. La evaluación objetiva de la disfunción olfativa en la población, permite identificar casos sospechosos de COVID-19 y actuar frente a los mismo”, destacó el especialista.

El “Olfa test” es un desarrollo técnico del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Así, para realizar las evaluaciones masivas de olfato como pre-test para la detección de infectados de coronavirus se utiliza el kit de diagnóstico compuesto por distintos elementos y sustancias aromáticas que permiten captar la pérdida del olfato.

De esta forma, quienes deseen examinarse a través del operativo deberán identificar distintos aromas. La repetición de la prueba permitirá constatar si el olfato de la persona se encuentra en condiciones normales o si se registra cierta pérdida del sentido. Desde la casa de altos estudios indicaron que en caso de identificarse esto último, se harán preguntas sobre antecedentes médicos para conocer si existen causas distintas del coronavirus que puedan justificar la sintomatología.

“A quienes se consideren casos sospechosos de Covid-19, se les indicará que deben realizar un aislamiento preventivo. Asimismo, se les ordenará efectuarse un PCR para confirmar el diagnóstico”, señalaron desde la comuna capitalina.

La Ciudad de Mendoza cuenta con un centro de testeo fijo en el Centro Integrador Comunitario (CIC 1), ubicado en 9 de Julio 3565. El mismo funciona de lunes a sábados de 9 a 12 y de lunes a viernes, de 14 a 17.

Según explican los expertos, la pérdida del olfato es el síntoma más prevalente y discriminante del Covid-19, más que la fiebre y la tos seca. Es más, el 65% de los casos positivos presenta hiposmia (pérdida parcial del sentido) o anosmia (pérdida total). Asimismo, los especialistas recalcan que la alteración del olfato se da en la primera semana poscontagio y está presente en hasta el 60% de los casos asintomáticos.

Fuente: La Nación.