30 C
San Martín
sábado, marzo 6, 2021
Cargando .......
Inicio Sociedad Conoce la historia de Carlo Acutis, el adolescente que será beatificado por...

Conoce la historia de Carlo Acutis, el adolescente que será beatificado por el Papa Francisco.

Carlo Acutis Salzano, nació en Londres, Inglaterra, el 3 de mayo de 1991 y falleció el 12 de octubre de 2006, Monza, Italia. Adolescente católico italiano, estudiante, programador web, que En los últimos días ha sido proclamado venerable​ por la Iglesia Católica, tras aprobarse un milagro atribuido a Carlo en febrero de 2020, éste adolescente católico italiano será beatificado 10 de octubre de 2020.

Si bien en diversos periódicos y en las redes sociales ha trascendido que su cuerpo se encuentra incorrupto después de 14 años de haber fallecido, en una nota difundida el 1 de octubre de 2020 por la Diócesis de Assisi – Nocera Umbra – Gualdo Tadino, el Obispo Domenico Sorrentino señaló que esas noticias no responden a la verdad al decir que el cuerpo del próximo beato haya sido encontrado incorrupto. «Al acto de la exhumación en el cementerio de Asís, ocurrida el 23 de enero de 2019 en vista al traslado al santuario, este fue encontrado en el normal estado de transformación propio de la condición post mortem (…) el cuerpo, si bien transformado, pero con varias partes todavía en su conexión anatómica, fue tratado con  técnicas de conservación y de integración normalmente practicadas para exponer con dignidad a la veneración de los fieles los cuerpos de los beatos y de los santos. Una operación que se llevó a cabo con arte y amor. La reconstrucción de la cara con una máscara de silicona fue particularmente exitosa.» Así mismo el rector del Santuario del Despojo, en Asís, P. Carlos Acácio Gonçalves Ferreira, explicó que el cuerpo de Acutis “se encuentra en un estado muy íntegro, no intacto, pero íntegro. Conserva todos los órganos”. Las imágenes del rostro recreado a la perfección con las técnicas mencionadas, contribuyó a la confusión.

SU BIOGRAFÍA:

Sus padres, Andrea Acutis y Antonia Salzano, eran milaneses que se encontraban en Londres, temporalmente por motivos laborales. Tras el nacimiento de Carlo, la familia regresó a Milán unos meses más tarde. Allí Carlo asistió a la escuela primaria y secundaria con las Hermanas Marcelinas, luego fue al Liceo Clásico León XIII, dirigido por los jesuitas.

Desde muy joven, procuró vivir su fe en todos los aspectos de su vida. Su madre se apuntó a unas clases de teología para poder contestar a las cuestiones que le planteaba Carlo. Con siete años, hizo la primera comunión​ y comenzó su amor a la Eucaristía, a la que llamó «mi autopista hacia el Cielo».​ Diariamente asistía a misa y rezaba el rosario. Sus modelos fueron San Francisco Marto, Santa Jacinta Marto, Santo Domingo Savio, San Luis Gonzaga y San Tarsicio.

Su adolescencia fue como la de cualquier otro joven, pasaba tiempo con su familia y sus amigos. También dedicaba parte de su tiempo en ayudar a personas sin hogar, como voluntario en los comedores populares, y como catequista.​ Entre sus pasiones estaba la informática, por la que mostró un gran talento,​ y que utilizó para testimoniar la fe a través de la creación de sitios web. Por esta razón, se ha pensado en él como posible patrono de Internet.

MILAGROS DE FE:

Aficionado a la informática, Carlo ideó y organizó un material audiovisual relacionado con sus creencias religiosas acerca de la eucaristía y los milagros eucarísticos siendo precursor del uso de estos materiales para la difusión masiva de contenidos religiosos. Fruto de su trabajo, fue una exposición sobre los milagros eucarísticos en el mundo. La exposición, que recoge un total de 136 milagros, se ha difundido por los cinco continentes. Solo en los Estados Unidos ha llegado a millares de parroquias y a cien universidades; en el resto del mundo, a cientos de parroquias y algunos de los santuarios marianos más famosos, como Fátima, Lourdes y Guadalupe.

ENFERMEDAD Y FALLECIMINTO:

A principios de octubre de 2006, enfermó; parecía una gripe normal y corriente, pero era una leucemia del tipo M3, la más agresiva. No había ninguna posibilidad de curación. Al cruzar la puerta del hospital, Carlo le dijo a su madre: «De aquí ya no salgo». Más tarde, también les comentó a sus padres: «Ofrezco al Señor los sufrimientos que tendré que padecer por el Papa y por la Iglesia, para no tener que estar en el Purgatorio y poder ir directo al Cielo». Cuando la enfermera le preguntaba cómo se sentía con esos dolores, Carlo respondía: «Bien. Hay gente que sufre mucho más que yo. No despierte a mi madre, que está cansada y se preocuparía más».​ Pidió la unción de los enfermos y tres días después del diagnóstico, el 12 de octubre falleció en el hospital San Gerardo de Monza.

Antes de conocer su enfermedad, Carlo hizo un vídeo donde dijo que, si moría, le gustaría que lo enterraran en Asís. Por ello ha sido enterrado allí.

FAMA DE SANTIDAD:

El día de su funeral, tanto la iglesia como el cementerio estaban llenos de gente. Su madre recuerda que había gente que ella no conocía de nada. Personas sin hogar, inmigrantes, mendigos, niños, etc. Un montón de gente que le hablaba de Carlo. De lo que él había hecho por ellos, y ella no sabía nada.

Existen más de doscientos sitios y blogs que hablan sobre él en diferentes idiomas. Ya hay muchas historias de conversión relacionadas con él, que ocurrieron tras su muerte. Los padres reciben cartas y solicitudes de oración de todo el mundo, y gran parte de este material fue recolectado durante la fase de beatificación diocesana.

PROCESO DE CANONIZACIÓN:

El Papa Francisco le declaró venerable el 5 de julio de 2018, continuando con el proceso de canonización que había sido iniciado por el cardenal Angelo Scola, en la Arquidiócesis de Milán en 2013. La decisión de hacerlo venerable en tan corto espacio de tiempo ha sido acogido con entusiasmo y es motivo de consideración para todos aquellos que ven en Carlo un modelo de evangelizador del siglo XXI. «Su jornada giraba en torno a Jesús, que estaba en el centro. Las personas que se dejan transformar por Jesús y tienen esta fuerte amistad con Dios interpelan a los otros, irradian la imagen de Dios», afirmaba su madre.

El sábado 10 de octubre de 2020 está previsto que Carlo sea beatificado en Asís.

EL MILAGRO:

El 21 de febrero de 2020, el Papa Francisco aprobó un milagro atribuido a Carlo Acutis, por lo que su beatificación está próxima. El milagro fue la curación inexplicada de un niño en Brasil. El padre Marcelo Tenorio, vicepostulador de la causa de canonización de Carlo,​ cuenta lo sucedido aquel día: «El 12 de octubre de 2010, en la capilla de Nuestra Señora Aparecida, en nuestra parroquia de Campo Grande (Mato Grosso del Sur), en el momento de la bendición con la reliquia, se acercó un niño acompañado por su abuelo. El niño estaba enfermo de páncreas anular, una enfermedad congénita que se estaba tratando. Esta enfermedad causaba que el niño vomitara todo el tiempo, lo que lo debilitaba y lo abatía mucho, porque todo lo que comía lo devolvía, incluido el líquido. Ya llevaba una toalla, porque su situación era grave. Cada vez más débil, debilitado, encontraría una muerte segura. Durante la bendición, el niño le preguntó a su abuelo qué debía pedir y este le dijo que rezara, pidiendo «para dejar de vomitar», y así sucedió. Cuando llegó el turno del enfermo, tocó la reliquia de Carlo y dijo con voz firme: «Dejar de vomitar» y, a partir de entonces, ya no vomitó». En febrero de 2011, la familia ordenó que se realizaran nuevas pruebas al niño y se descubrió que estaba completamente curado.

ASÍ LUCE EL CUERPO DE CARLO ACUTIS:

Fuente: Wikipedia