Desde el gremio docente, aseguran que la mayoría de los casos de coronavirus que se reportan a diario pertenecen al área de educación.

A través de un comunicado, el SUTE exigió la suspensión de las clases presenciales en la Provincia de Mendoza.

EL COMUNICADO:

«La emergencia sanitaria se agrava y todos los números lo confirman. En Mendoza, desde el 26 de febrero al 1 de abril se produjeron 6232 casos positivos de covid-19 y, siempre según cifras oficiales, 748 correspondieron al ámbito educativo. Esto equivale al 12% de los contagios, en promedio. Desde luego, a medida que la tasa de contagios se acelera las cifras crecen.

Hoy, en la provincia se registraron 953 nuevos positivos. Por lo cual, se suspender las actividades presenciales en la escuelas se podrían haber evitado más de 100 casos solo en 24 horas. La decisión de mantener las escuelas abiertas es criminal.

Mientras tanto, los sistemas de salud se acercan al máximo de su capacidad para recibir pacientes y, en algunos sitios, según denuncian los/as profesionales de la salud, ese máximo ya ha sido alcanzado y evalúan suspender las cirugías programadas.

En el caso de los/as trabajadores/as estatales, las esperas en las guardias o por llamados de emergencia son cada vez más largas. Por otro lado, no es una novedad que el personal médico está extenuado. Por lo cual, el escenario exige reforzar medidas urgentes para contener los contagios. No se puede seguir dudando en tomar medidas para restringir la circulación de personas. Se trata de vidas en juego.

Dentro del sistema educativo existen muchas presiones de parte de la DGE para que no se den a conocer los casos confirmados y para que todo transcurra en un clima de aparente e irreal normalidad. En nuestros relevamientos, sobre una muestra de casi 200 escuelas vemos que:

  • El 70% de los casos se concentra en el Gran Mendoza.
  • El 63% de los contagios se da en trabajadores/as de la educación; el 37% en estudiantes. Esto indica que, contrariamente a lo que informan las autoridades, los/as niños/as y jóvenes también se enferman.
  • Las medidas adoptadas varían significativamente entre establecimientos: en casi todos los casos se aísla al afectado/a y a los contactos estrechos. Se ha detectado una importante cantidad de casos (39%) en los que no se aisló apropiadamente a todo el grupo de estudiantes. En el 21% de los casos fue necesario aislar a todo el turno o, directamente, a todo el establecimiento.
  • En el 84% de los casos no se realizó ningún tipo de desinfección del edificio.

Desde el SUTE denunciamos la responsabilidad indelegable que tiene el Estado de proteger las vidas de la población. Por esto, exigimos inmediata suspensión de clases presenciales hasta que baje la curva de contagios y la puesta en marcha de medidas que permitan, de forma remota, garantizar el derecho a la educación:

  • Presupuesto para la conectividad de trabajadores/as de la educación y de estudiantes;
  • Programa de entrega gratuita de dispositivos tecnológicos;
  • Ampliar la entrega de alimentos todas las familias de estudiantes que lo necesiten;
  • Plan de vacunación para inmunizar de forma más acelerada al amplísimo sector que todavía no recibe ninguna dosis, lo cual compete además al Estado nacional.»

Por Redacción.