Godoy Cruz fue derrotado por Lanús en el debut de Marelo Gómez.

0
96
José Sand abraza a Tomás Belmonte, autor del primer gol de Lanús ante Godoy Cruz. Foto: Delfo Rodríguez.

Lanús extendió en Mendoza las buenas sensaciones con las que había finalizado el año pasado. Porque en un territorio complicado para todos, venció 2 a 0 con autoridad a Godoy Cruz y ratificó en la vuelta de la Superliga que la reconstrucción va por el buen camino.

Ganó porque aprovechó la confusión del equipo mendocino, al que le costó asimilar la idea de Marcelo Gómez, el nuevo entrenador. No cambiaron los nombres pero sí el esquema y la idea de juego en el Tomba. Y nada salió como había planeado el ex-mediocampista de Vélez.

En cambio Lanús tiene mucho mejor aprendido su libreto. Fue inteligente para manejar los tiempos, sólido en su área y contundente en la contraria. Así, ni siquiera le hizo falta un gran partido de José Sand en su regreso para quedarse con la victoria.

Godoy Cruz insinuó algo más en un arranque dinámico, pero fue un espejismo que duró muy poco. Luego ingresó una y otra vez en el embudo que propuso Lanús, que comenzó a construir el triunfo cerrándole todos los caminos a un equipo desorientado que tuvo mucho tiempo la pelota pero nunca supo qué hacer con ella.

Los tres centrales no tuvieron ningún problema para controlar al Morro García entonces Matías Ibáñez tuvo muy poco trabajo. Un mal despeje del arquero que el goleador uruguayo no pudo capitalizar y un remate con algo de peligro de Ángel González fueron las únicas chances que pudo crear Godoy Cruz en 90 minutos. Demasiado poco para inquietar un conjunto que tiene

Lanús esperó agazapado su momento para golpear. Lo hizo cuando Marcelino Moreno encontró un hueco justo para habilitar a Nicolás Pasquini, que sacó un preciso centro desde la izquierda para que Tomás Belmonte sorprendiera en el área y de palomita marcara el gol que abrió el partido.

Sin tiempo para reaccionar, Lautaro Acosta le dio el golpe de nocaut a Godoy Cruz antes del final del primer tiempo. El Laucha giró entre dos defensores y definió con categoría para dejar sin chances al arquero.

En el segundo tiempo Lanús cuidó la ventaja y no tuvo problemas ante el inofensivo Godoy Cruz, que deberá mejorar demasiado y rápido, porque se le vienen nada menos que River (el miércoles en Mendoza) y Boca (el domingo en la Bombonera). Para el Granate, fue el mejor comienzo de año posible, cortando una racha de 10 partidos sin ganar como visitante y dejando buenas señales para el futuro.

EL RESUMEN:

Fuente: Clarín

Deja un comentario