El «Campeón» cayó en su casa en el debut…

0
95
Foto: Jorge Ruiz.

San José se llevó una gran victoria de cancha del Atl. San Martín por un ajustado 81-80. Un duelo equilibrado con un final para el infarto. Gastón Guevara y Pablo Gavasci guiaron al Santo.

Volvía la actividad oficial del básquet mendocino. El campeón 2018, como ya es costumbre cuando es local, preparó una fiesta. Siempre algo distinto para generar mayor atractivo además del partido. Por su parte la gente acompañó en muy buen número. En cuanto al juego, ambos tenían bajas importantes. Mitch Marmelstein no jugaba en San Martín por lesión. San José tenía cuatro ausencias importantes con Facundo Rubia y los tres extranjeros.

Pese a esto último, la visita demostró que tiene un equipo joven con mucho potencial. Fue así que aprovechando el juego y los aciertos de Guevara y Gavasci, el Santo se distanciaba. El Chacarero tenía bajo porcentaje de aciertos y no lograba encaminar el partido y por eso quedaba abajo por 21-17 en el primer parcial.

Promediando el segundo cuarto, los dirigidos por Bisole sacaban 9 de diferencia (32-23) con un encendido Gavasci desde el perímetro. También empezaba a aparecer Yago Prato. El León achicaba la distancia con un buen juego colectivo pero con Mosley como principal bandera a la hora de anotar, la distancia llegó a ser de 3 (34-37) pero terminó en 5 (34-39) de cara al descanso.

Tras la pausa, San José arremetió y dejó el marcador en 49-39 con un gran despliegue del Negro Guevara. Sin embargo, por Mosley y Taylor más algún aporte de Espinoza y Del Ponte; el Albirrojo empezaba a remontar. Cuando esto sucedía, se produjo la primera bronca de la visita porque Castro (suplente) ingresaba al campo de juego para pasar el balón con el pie en una salida de fondo del Santo.

Se pidió técnico a los jueces pero no sucedió. San Martín quedaba a dos (47-49) y se ilusionaba, pero a Guevara se le sumó Yago Prato y quedaban 55-47. Pero el local se arrimó nuevamente, esta vez a uno (57-58), aunque no logró dar el zarpazo y quedó abajo por 62-57. Restaban 10 minutos y el duelo era muy parejo, estaba para cualquiera.

El último cuarto fue muy atractivo. Gutiérrez con una bomba dejaba el juego 66-66. San José mediante libres y Guevara volvía a alejarse. Restando 4’ con el Santo arriba 75-72, el partido se detuvo unos minutos para secar la cancha luego de que desde el banco visitante patearan una botella con agua dentro del campo de juego. El ambiente se caldeaba un poco más.

Los dirigidos por Bruno, que por algunos errores no habían dado el golpe antes, se envalentonaron y mediante Mosley lograron pasar al frente por primera vez quedando arriba 78-75 con 2’ por jugar. El rival no se rendía y recuperaba el dominio poniéndose 79-78. En la salida del local, tras el pase largo, el balón rozaba en Mosley y se iba pero sancionaban posesión para San Martín. Se enojaba un poco más el banco visitante porque era una pelota importante por el poco tiempo restante.

En el cierre, quedando 27’’ y estando 80 iguales, Mosley dejó pasar el tiempo, encaró y buscó el triple pero su intento incómodo dio en el aro. Allí ganó el rebote San José y San Martín cometió la falta para cortar con solo 3’’ para el final. Guevara fue a la línea, acertó el primero y tiro a fallar el segundo para que corriera el reloj y no permitir el pedido de minuto local. Chicharra y victoria santa.

Lamentablemente el encuentro se vio opacado una vez terminado, ya que ante el frenético festejo del Santo, que no era para menos luego del triunfazo conquistado, ingresaron algunas personas de la parcialidad local buscando agredirlos y tuvieron que ser frenados por dirigentes y los propios jugadores del elenco anfitrión. Una imagen que empaña y no aporta.

Deja un comentario