Novak Djokovic campeón de Roland Garros. Foto: Gentileza.

El número uno levanta su 19º Grand Slam tras forzar el quinto set ante el griego, que se estrenaba en la final de un grande.

Novak Djokovic es el nuevo rey de Roland Garros después de coronarse este domingo en una gran final ante Stefanos Tsitsipas (6-7; 2-6; 6-3; 6-2; 6-4). El serbio tuvo que remontar dos sets para alzarse con su 19º Grand Slam y colocarse a solo uno de Rafa Nadal y Roger Federer.

En el primer set, Tsitsipas se impuso tras un igualado tie break, en el que tuvo varias bolas de set pero Djokovic forzó al griego al máximo. En el segundo set no hubo la igualdad que marcó el primero, y el griego aprovechó su mejor momento para cerrarlo por la vía rápida: 2-6 y a buscar la victoria en el tercero.

Pero el serbio reaccionó en el tercero, exhibiendo su carácter y su mejor tenis para llevarse la manga por 6-3 ante un Tsitsipas algo precipitado. Una vez que ha olido la sangre, el número uno es un tiburón insaciable y en el cuarto set volvió a no dar opciones al griego (6-2), que tras ir ganando por dos sets, veía como la ventaja se le escapaba entre los dedos.

En el último y definitivo, Tsitsipas trató de volver a recuperar el nivel de los primeros sets, pero el número uno ya había activado el modo apisonadora. Tras conseguir el break, el serbio no bajó la marcha y, a pesar de los intentos del griego de alargar el partido, impuso su dominio sobre la arcilla de la «Philippe Chartier». Con su victoria, Djokovic se convierte en el primer tenista en levantar al menos en dos ocasiones cada uno de los Grand Slams del circuito.

Fuente: El País.