Después de haber igualado 2-2 en la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, Godoy Cruz estaba en partido en el Allianz Parque frente al Palmeiras: empataba 0-0 y parecía en control de un trámite en el que necesitaba apenas un gol para eliminar al poderoso conjunto brasileño.

El combinado de Lucas Bernardi, un plantel joven apuntalado por la experiencia goleadora del Morro García, mantenía intactas sus opciones de conseguir una nueva hazaña hasta que volvió a ser perjudicado por el árbitro.

El uruguayo Esteban Ostojich sancionó una mano del central Joaquín Varela dentro del área después de revisar la jugada en el VAR. El zaguero catamarqueño ya le había ganado la posición al delantero colombiano Miguel Borja cuando la pelota tocó su mano derecha sin intención. Ostojich, quien no había visto la mano inicialmente, recurrió a la pantalla después de que el árbitro en la cabina, el boliviano Gery Vargas, le señalara el posible penal.

«Yo le gano la posición, estaba adelante del arquero, y ni siento que me toque la mano. Le fui a hablar recién y le dije: ‘Condicionaste todo, le ganó la posición yo. Me le pongo adelante y no había forma que llegue a la pelota porque estaba Andrés (Mehring)’. ‘Bueno disculpame, ¿qué querés que haga? En esta cancha yo me juego la vida'», explicó el propio Varela de su intercambio posterior con Ostojich.

Raphael Veiga fue el encargado de cambiar el penal por gol, una situación que quebró el partido en favor del equipo brasileño: Borja, Gustavo Scarpa y Dudu aprovecharon la desesperación de Godoy Cruz y durante los últimos 15 minutos establecieron cifras definitivas en un partido que terminó caliente por la expulsión de Agustín Manzur.

«Estas pelotudeces cuando estás del otro lado de estos muchachos te cagas de risa, cuando estás del otro lado te encanta que te cobren estas cosas, pero cuando te toca a vos no. Estoy en un momento caliente, tengo un montón de cosas para decir. Me quiero controlar», reflexionó Varela ante las cámaras de Fox Sports.

Lucas Bernardi, entrenador del Tomba, analizó: «Para mí no tiene intención de juego, en ningún momento tiene intención de tocarla con la mano. Él gira, el jugador ya está fuera de acción, la pelota iba al arquero, la roza en la mano sin ninguna intención porque Varela no ve la pelota porque está de espaldas. Eso rompe el partido, nos pone en una situación en la que no estábamos y a partir de ahí era cara o cruz».

Jugadores de Godoy Cruz discuten con el arbitro uruguayo Esteban Ostojich

Godoy Cruz sufrió un polémico arranque de temporada. En su debut en la Superliga, frente a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro, había remontado la desventaja inicial que Nahuel Barrios había establecido en favor del Ciclón a los cinco minutos. Tomás Badaloni y Richard Prieto habían revertido el marcador en cinco minutos, entre los 52 y los 57 minutos. Si bien Gino Peruzzi había empatado el marcador a los 72′, el punto era un buen resultado para el combinado mendocino. Sin embargo, Andrés Merlos cobró una polémica infracción de Tomás Cardona a Gianluca Ferrari.

Merlos, decisivo en el resultado, explicó en Fox Sports su decisión el día después: «Es lo mismo que marco en la cancha, que Cardona se cae arriba del pibe con su cuerpo, sobre la pierna. Se ve en las imágenes, en el video es más difícil. Ese es el contacto que yo veo y se lo dije a los jugadores de Godoy Cruz».

«Si querés hablar de esta jugada, es una jugada de VAR, es muy difícil. El VAR tiene distintas cámaras y me pueden dar otro foco. Con una mejor imagen o una buena imagen que el VAR me pueda dar, como las fotos que están saliendo, cobraría penal. Soy uno de los árbitros que deseo de corazón que venga el VAR, creo que es una herramienta fundamental para nosotros y nos va a ayudar muchísimo. Hay que saber utilizarla», agregó.

Deja un comentario