35 C
San Martín
lunes, enero 25, 2021
Cargando .......
Inicio Deportes Maradona exhibió su magia en suelo mendocino en numerosas ocasiones.

Maradona exhibió su magia en suelo mendocino en numerosas ocasiones.

La gloria máxima de nuestro fútbol se hizo espacio para deslumbrarnos en nuestra tierra. Jugó en varias canchas y con diferentes camisetas. Su historia en Mendoza.

Será nombre de calles, de plazas, de gimnasios, ya su nombre figura estampado en el frente de un estadio, fue y será musa inspiradora de canciones de rock, de cumbia y otros estilos musicales. Su trascendencia llegó a ser como un DNI argentino…

De paso por Ciudad del Cabo, Johannesburgo, Moscú o San Petersburgo, los que preguntaban nuestra procedencia y escuchaban: Argentina, respondían al instante con un grito “Maradona, Argentina… Maradona”. Ojo, que esto pasó en tiempos de apogeo de Messi, como figura central de la selección argentina y Barcelona.

Imagen
Diego Maradona define ante Raúl Tamagnone. Fue en el «Lib. Gral. San Martín» en el Nacional del ´80, San Martín y Argentinos Jrs. se enfrentaron en el Este. Foto: Gentileza.

Su nombre tiene tanto poder de convocatoria, de reverencia y de idolatría que sólo se dice Diego y ya se sabe de quién estamos hablando. Y lo mismo sucede con el apellido. Con nombrar alguno de los dos, se abre la expansión de historias, goles, anécdotas, dichos, gambetas, tiros libres y el mundo lo recordará para siempre.

Será en forma de videos o fotos, que aparecerán como inéditos cuando alguno haga un descubrimiento de algo que nunca salió. Será de colección.

Como esa camiseta azul que usó en el primer tiempo contra Inglaterra en México 1986 y tiene el precio de subasta más alto de la historia, que permanece en un museo, donada por el defensor inglés que se la cambió.

Diego jugó varias veces en Mendoza con la camiseta de Argentinos Juniors, con la selección juvenil, con Boca, con el seleccionado mayor, vino como DT de Racing, hace poco como DT de Gimnasia La Plata, jugó también al showbol, esquió en Las Leñas, lo operó de los ojos Zaldíbar, llegó como espectador de algunos partidos y así fue pasando, en pequeños sucesos, la estadía de Maradona en Mendoza, en distintas etapas.

En Mendoza dejó muchos precedentes de goles, calenturas, de denuncias policiales, y de picardías de muchacho al subirse a una Aurorita en San Rafael.

En un amistoso frente a Gimnasia expulsaron a Diego, y lo suspendieron para partidos oficiales; en1980 jugó dos partidos en 4 días con viaje a Buenos Aires –ida y vuelta- en el medio. Pisó las canchas de Sportivo Pedal, Independiente Rivadavia, San Martín y el Malvinas Argentinas.

Quedaron esos partidos con el seleccionado frente a Chile, frente a Gutiérrez (dos veces); jugando para Boca contra Deportivo Guaymallén en 1981, y se llevó para su colección la camiseta tricolor que se la cambió a Jorge Chufi Sosa.

También en 1995 como DT de Racing sorprendió a una familia del barrio Alimentación de Guaymallén y fue a la casa a cenar. Esa vez también le cambió la remera que llevaba puesta a un periodista.

Son muchas las historias de Maradona por estas tierras y en cada llegada y cada partida dejó su huella, su sello maradoniano, tanto en la cancha, o con frases duras o simpáticas.

La historia lo tendrá por muchas motivos y circunstancias a Diego Maradona asociado a Mendoza. Y las anécdotas o historias se irán enriqueciendo y engordando de datos con mayores o menores certezas. Y será novela, ficción y empezará a ser mito.

Fuente: Lucio Ortíz (especial para El Sol).