«Hay una exageración por querer mostrar lo que hacen los europeos para volver a la competencia».

0
48
Fernando Signorini, Preparador Físico. Foto: Gentileza.

El Preparador Físico se refirió al accionar nacional en la pandemia del Coronavirus. Manifestó que los sindicatos tienen que tomar «decisiones distintas» y que «tiene que existir una renovación de autoridades». Además, destacó a Andrés Fassi como dirigente, pero afirmó que «no puedo estar de acuerdo con su pensamiento por una cuestión de sensibilidad y sentido común».

Fernando Signorini, ex-reparador físico de la Selección y una de las voces más autorizadas del fútbol argentino, habló sobre el accionar nacional y los pasos a seguir en el marco de la pandemia del coronavirus. «Hay una exageración por querer mostrar lo que hacen los europeos por volver a la competencia», aseveró.

“Habría que esperar sobre el fútbol y tener paciencia. También hay otras disciplinas que la están pasando mucho peor y no tienen una solución rápida. El futbolista tendrá que esperar y luego tendrán el tiempo suficiente para prepararse para la competencia. Hay una exageración en los medios de querer mostrar lo que hacen los europeos con el intento de volver. El mundo se cae a pedazos y la gente está más preocupada por cuestiones secundarias. Hay casi 3 millones de infectados en el mundo y en Argentina tenemos a la Villa 31 sin agua y con un posible contagio masivo”, manifestó Signorini.

El PF también hizo hincapié en el «interés político» que hará lo que le convenga según su futuro y manifestó que, hasta diciembre, no debería haber fútbol. “Si tambalea, son capaces de hacer regresar el fútbol y ver cómo se arreglan en el ambiente. Es imposible evitar que los futbolistas se rocen, transpiren o tengan contacto. Me gustaría que el fútbol tenga una fecha bien definida y no se compita hasta fin de año. Y luego, de darse avances en la medicina, y si están dadas las condiciones, volver un tiempo antes. Pero no se puede vivir de la incertidumbre”, marcó.

¿Del lado del jugador? Signorini no duda: por supuesto. “Yo siempre me voy a poner del lado del jugador, aún si están equivocados. Sin ellos no hay espectáculo, público, programas de televisión ni industria. Lo único que digo es que los organismos que tienen que intervenir, corran a solucionar el problema de tantos chicos que juegan en categorías menores y no tienen buenos contratos y dependen de sus salarios. Al menos para que cobren una parte y les permita sobrevivir y quitarles un poco de angustia”, indicó.

Hace algunos días, mucha polémica generaron las declaraciones de Andrés Fassi, presidente de Talleres, quien manifestó que «los equipos que tengan que descender que desciendan y los que tengan que desaparecer, que desaparezcan». «Yo entiendo la postura suya, lo considero un buen dirigente, pero en esto no puedo estar de acuerdo por una cuestión de sentido común y sensibilidad. Si la ley es benevolente con uno, tiene que serlo con todos», marcó Signorini.

En el Comité Ejecutivo de AFA que se desarrolló la semana pasada, quedó confirmado que no habrá descensos hasta 2022 en el fútbol argentino. Muchos dirigentes, entre ellos Juan José Concina de Newell’s, manifestaron que la coyuntura permitirá que los jugadores de inferiores puedan tener mayor continuidad. Al respecto, el PF indicó que «no creo que sea tan importante pensar en si habrá mayores juveniles con el fin de los descensos, porque estas decisiones pueden cambiar de un día para el otro».

«Ahora nos olvidamos, pero existieron 44 carpetas para elegir un proyecto de Divisiones Juveniles en la Selección Argentina y se eligió otra cosa. Hubo una elección de impares en AFA donde terminó en un empate. Creo que la dirigencia del fútbol no está al alcance de los éxitos que se lograron en el pasado con la lucidez de algunos dirigentes y el protagonismo absoluto de los futbolistas”, disparó.

Posteriormente, hizo hincapié en los futbolistas y, particularmente, en el rol representativo de los sindicatos. “Yo alguna vez había pensado en el desarrollo en un sindicato mundial de futbolistas. A los jugadores hay que pedirles que de una vez por todas crezcan y se animen a comprometerse, porque el fútbol tiene que ser de ellos, no de empresarios. Los sindicatos tienen que tomar de una vez por todas decisiones distintas. Y tiene que existir una renovación de autoridades. Supongo que con los años debe haber uno que está mejor que el que lo preside”subrayó.

“Es necesario que se mire al deporte como una herramienta social, y no para estupidizar a la gente. Tenemos que focalizarlo en cómo serviría en una fábrica, en los juveniles, en la tercera edad. Tiene que haber un protagonismo de las distintas ciencias sociales que presenten una mirada sobre la situación. Pero sobretodo reclamar el derecho que tienen los jugadores de decidir acerca del destino de un deporte que los tiene como protagonistas”,consideró.

Seguidamente, se refirió a Diego Armando Maradona como el gran exponente de la defensa de condición de clase y de los jugadores. «No fue el oprimido que el opresor lo hizo rico. Él no defendió a la misma clase que generó que su familia haya vivido en una villa miseria. Diego se levantó en el año 86 cuando dijo que en México no se podía jugar por la presión de oxígeno y la bestialidad del calor. Acto seguido apareció João Havelange y dijo que tenían que jugar igual, a lo que le dije a Diego que se equivocaron en no revelarse”, recordó.

“Yo creo que va a ser muy interesante ver el futuro luego del coronavirus. Si los valores éticos en la sociedad vuelven a resurgir, el poder va a ser despiadado en cambiar nuevamente el eje de la mente de las personas. Algunos van a cambiar su conducta, es posible. También hay gente muy valorable que no necesita una pandemia para darse cuenta de qué es la solidaridad. Pero a grandes rasgos, creo que va a seguir primando la individualización por encima del calor colectivo”,cerró Signorini a modo de reflexión.

Fuente: Doble Amarilla

Deja un comentario