«De no haber actuado de manera rápida, contundente y eficaz, hoy Azcurra no estaría con nosotros».

0
39
Carlos Azcurra cerca de un efectivo policial, segundos antes de recibir el disparo. Cerca suyo están Guillermo Alastra (cap), Pablo López, Ángel Pérez, Martín Montagna y Rodrigo Bilbao. Foto: Gentileza.

Carlos Azcurra se llevó la peor parte ese día, pero integrantes del plantel del «León» también lo sufrieron a su manera.

Desde Radio Showgol, nos contactamos con el doctor Carlos Bertona, quien por ese entonces era integrante del Cuerpo Médico del Atl. San Martín y responsable absoluto en salvar la vida del ex-defensor.

«De ese día recuerdo un cielo cerrado y una lluvia que caía durante un partido que nos tenía con el resultado adverso y había una agresión entre policías y la tribuna de San Martín. De repente, en un tumulto por querer detener la represalia policial hacia la hinchada, los jugadores se agolparon sobre ellos y veo desde el banco de suplentes caer a Carlos Azcurra. Pensé que podría haber sido por un empujón o algún culatazo, pero nunca pensé que al llegar al lugar iba a ver a Carlos sangrando con un gran orificio de entrada por la agresión con varios perdigones de goma que fluían de su cuerpo. Desde ahí lo trasladamos junto al kinesiólogo Mario Derimais en ambulancia, donde le pudimos colocar una guía de suero que logró compensar al paciente camino al hospital Lagomaggiore, donde de inmediato lo trasladamos al quirófano y gracias a la intervención quirúrgica del Dr. Mauricio Alastra, pudimos salvarle la vida a Carlos. De no haber actuado de manera rápida, contundente y eficaz, hoy Azcurra no estaría con nosotros por la gran cantidad de sangre que emanaba de su gran herida en el tórax y abdomen», señaló el galeno.

También dejó sus sensaciones de lo vivido ese día Fernando Battistella, ex-arquero de San Martín y uno de los primeros en llegar al lugar donde había sido agredido «Caio» Azcurra.

«Ese día, nosotros pensamos que le habían pegado un culatazo con el arma, pero cuando nos acercamos y le vimos el disparo y la camiseta rota, nos dio mucha desesperación. Si no estaba el médico en ese momento, otro hubiera sido el final. Para mí no era el día de Carlos, sino se moría», manifestó Battistella.

El jugador baleado hace un año en Mendoza ya tiene trabajo - Infobae
Carlos Azcurra ya recibió el balazo. Leonardo Abálsamo desesperado lo señala, Fernando Battistella de espaldas y Oscar Negri reclaman por lo ocurrido. Foto: Gentileza.

Guillermo Alastra fue el capitán del «León» aquella fría tarde de Septiembre. Estuvo muy cerca de incidente, su hermano Mauricio fue quien intervino quirúrgicamente a Azcurra en el Hospital Lagomaggiore, donde llegó herido desde el «Malvinas Argentinas».

«Como relato y más allá del tiempo pasado, te puedo afirmar que será algo que quedará en la retina de todos los que estuvimos ese presente y también en la historia del fútbol mendocino y mundial, ya que lo sucedido no se vio, ni se verá nunca más. Si bien nosotros no la pasamos bien, fueron momentos de mucha incertidumbre y desesperación, porque se mezclaron muchas cosas. La familia en la tribuna, la locura general por un partido, un compañero que lo único que veía era sangre brotar por su espalda y la información que teníamos en el vestuario de había fallecido. Fueron 4 o 5 días de locos! Teléfonos de todas partes que querían saber que pasaba, jugadores de otros equipos que llamaban para solidarizarse, muy loco todo.», recordó el ex-mediocampista central.

José María Martínez, Director Técnico del Atl. San Martín ese día, también le contó a Radio Showgol como vivió ese momento duro desde el campo de juego y los días posteriores.

«Tengo el recuerdo vivido desde el campo de juego y es terrible. Lo primero que hicimos fue pelearnos con los policías, hasta que llegó el doctor (Carlos) Bertona junto a Mario (Derimais) . Ellos lo dieron vuelta y se vio que le salía humo de la camiseta por la espalda, como si la sangre brotara. No recuerdo bien con que lo tapó el doctor, quien empezó a gritar desesperado por la camilla y una ambulancia. Eso es lo que ocurrió dentro de la cancha, después la sensación de que podría haber pasado lo peor, esa parte del hospital fueron cosas increíbles que nada tienen que ver con lo que era el partido. Fue algo de no creer, después todo lo mediático que generó esa situación, nos llamaron de todos lados, no por cosas buenas, sino por algo accidental que nunca debió haber pasado y terminó como todo acá, en la nada.», dijo el «Pancho» Martínez.

Por Redacción.

Deja un comentario