Foto: Prensa MGSM

Fue capitán de la Fuerza Aérea y falleció en combate. El Municipio descubrió una placa en recuerdo de su persona.

En el «Día de la Reafirmación Sobre los Derechos de Malvinas», el municipio de Gral. San Martín rindió un homenaje en Palmira, al capitán Mario Hipólito González, fallecido en combate durante la contienda en el Atlántico Sur.

“Es un orgullo haber sido hermano de Mario, porque es un héroe que será recordado por siempre, creo que los niños del pueblo también deben conocer que hay un héroe que luchó por su patria”, dijo Ernesto González, hermano del fallecido piloto de la IV Brigada Aérea.

//MIRÁ TAMBIÉN: El sábado 12 de junio comenzará la vacunación para docentes y personal educativo mayor de 20 años.

En la pérgola de Calle Italia y Saavedra, de Palmira, fue descubierta durante la mañana de este jueves 10 de junio, una placa en homenaje a la memoria del piloto fallecido en combate y el intendente, Raúl Rufeil, entregó un presente a la Familia de González, como muestra de respeto por la memoria y la valentía mostrada por el piloto.

“Es un reconocimiento de todo el Municipio, de toda la comunidad y en especial de Palmira, para el piloto que participó de esa guerra”, señaló Rufeil y recordó: “Lo que debe hacerse siempre es recurrir a las vías diplomáticas y no a la guerra; ojalá nunca hubiese ocurrido porque se llevó tantas vidas, como la de este héroe local”.

Además de vecinos y del delegado municipal, Ángel Bottero, entre otros funcionarios, también estuvo presente el capitán Martín Salmerón en representación de la IV Brigada Aérea: “Muy feliz y orgulloso de poder acompañarlos en este homenaje”, comentó el militar, que se mostró: “Orgulloso de nuestra aviación; nos inculcan desde jóvenes y como base, el ejemplo dado por los soldados de la patria, por los que quedaron allá y los que volvieron, son parte de nuestra esencia”.

//MIRÁ TAMBIÉN: El Presidente le solicitó a Massa dejar sin efecto el retroactivo del Monotributo.

¿Quién fue Mario Hipólito González?

Mario Hipólito González, hijo de Lidia y «Tolo» González, pasó buena parte de su vida en Palmira. Había nacido el 6 de septiembre de 1947 y desde temprana edad, abrazó el oficio de piloto de avión y para ello fue a estudiar a Córdoba. Durante la Guerra de Malvinas, González tenía 34 años, fue enviado por la superioridad a realizar -desde el continente- un operativo contra las fuerzas invasoras.

El 1º de Mayo de 1982, día del bautismo de fuego de la Fuerza Aérea, el avión Canberra B-110 que tripulaba González junto al teniente Eduardo De Ibáñez, fue derribado por un proyectil enemigo sobre el Atlántico, en cercanías de la Isla Soledad. Las condiciones climáticas imperantes ese día, sumado a los peligros lógicos de la misión, hicieron imposible el rescate de ambos.

Fuente: Prensa MGSM