Consejos para un viaje saludable…

0
58

Los viajes nos someten a diversos factores que pueden alterar nuestro bienestar.

Por eso, en función del destino elegido y de los antecedentes de salud individuales, se recomienda tener en cuenta los siguientes aspectos para asegurarse un itinerario saludable:

Infecciones más comunes

Durante las travesías se pueden adquirir muchas infecciones al beber agua o comer alimentos contaminados, de ahí la importancia de conocer y tener en cuenta estos consejos.

Claves durante el viaje

  • 1. Lavarse las manos antes de consumir alimentos, luego de utilizar el baño, cambiar pañales y tocar animales. En caso de no tener acceso a agua y jabón, usar alcohol en gel.
  • 2. Ingerir alimentos preparados en el momento, bien cocidos y calientes. Evitar los que se elaboraron antes y se mantienen a temperatura ambiente.
  • 3. También son seguros los alimentos secos (panes y galletitas).
  • 4. Evitar alimentos crudos, ensaladas y vegetales. En cuanto a las frutas, preferir las de cáscara gruesa y se aconseja lavarlas antes de comerlas y que las pele la persona que las consumirá.
  • 5. Bebidas seguras: las preparadas con agua hervida y servidas calientes (té o café), también las carbonatadas (gaseosas).
  • 6. Evitar los productos lácteos (leche, quesos y yogures) no pasteurizados.
  • 7. No consumir salsas ni condimentos conservados a temperatura ambiente.
  • 8. No comer alimentos de puestos callejeros o vendedores ambulantes.
  • 9. No tomar bebidas con hielo.
  • 10. Usar agua potable o embotellada para beber y lavarse los dientes. Prestar atención que la tapa del envase se encuentre cerrada de origen.

Diarrea del Viajero

La principal causa es la infección por agua y alimentos contaminados. Es indispensable tomar ciertos recaudos para prevenirla.

La diarrea es uno de los problemas de salud más frecuentes entre los viajeros, el riesgo de adquirirla durante los viajes puede variar entre un 30 a 70%, según el lugar que se visite. De hecho, en los últimos años se considera que el destino es uno de los factores más determinantes para adquirirla.

Por eso, el mundo se divide generalmente en 3 niveles de riesgo. Es bajo en Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón y los países de Europa Occidental y nórdicos. Intermedio en Europa del Este, Sudáfrica y algunas islas del Caribe. El riesgo es alto en la mayor parte de Asia, oriente medio, África, México, América del Sur y Central.

Más allá de esta categorización, se debe tener en cuenta que las infecciones gastrointestinales pueden presentarse en cualquier destino.

Esto se debe a que la cadena alimentaria es compleja y está compuesta por múltiples factores. Cuando las condiciones de producción, las prácticas de procesamiento y manipulación de alimentos son inadecuadas y los controles son ineficientes, se dan las condiciones que favorecen la contaminación de los alimentos y el riesgo de que los viajeros desarrollen diarrea.

Modo de transmisión

Principalmente, al ingerir agua y alimentos contaminados por microorganismos durante su producción, transporte, mantenimiento, manipulación inadecuada (manos sucias) o durante su elaboración.

Otros modos de contagio: por ingestión accidental o contacto con agua contaminada, por inmersión en agua dulce (ríos y lagos) o piletas inadecuadamente cloradas.

Gérmenes: los más frecuentes son las bacterias (80% a 90% de las causas), seguidos por los virus y parásitos intestinales.

Prevención

En los viajes hay que repetir y practicar la frase: “Hiérvalo, cocínelo, pélelo o deséchelo”.

Resista la tentación de calmar la sed con un jugo de frutas recién exprimido ofrecido por un vendedor ambulante. Desista si lo invitan a degustar la comida típica local que se consume cruda.

Si para el viajero parte de la aventura de conocer consiste en probar las comidas típicas locales, debe cuidar su forma de preparación y lugar de consumo.

Siga las claves para reducir riesgos de infección por agua y alimentos

Los niños y diarrea en viajes

Los menores de 3 años, son un grupo particularmente susceptible a contraer ésta y otras enfermedades transmitidas por agua y alimentos. Esto ocurre porque a esa edad no adquirieron aún los hábitos de higiene, tienen conductas que los ponen en riesgo (como llevarse objetos a la boca) y su inmunidad no está completamente desarrollada.

Tener en cuenta que la diarrea puede provocar que los niños se deshidraten rápidamente.

Recomendaciones

La lactancia materna es la mejor forma de proveer agua y alimento seguros a niños pequeños, si se alimentan exclusivamente por esta vía.

Use sólo agua potable o embotellada para beber, preparar hielo, higiene bucal y preparar leche de fórmula.

Preste atención al lavado de manos, a la limpieza y desinfección de chupetes, tetinas y juguetes, especialmente si cayeron al piso o fueron manipulados.

Si no tiene agua y jabón, use alcohol en gel para el lavado de manos y toallitas desinfectantes para la higiene de los juguetes.

Lleve provisiones de alimentos no perecederos.

Fuente: Prensa Mendoza.

Deja un comentario