Con el «Triple» del final…

0
125
Foto: Jorge Ruiz.

Rivadavia Básquet dio un nuevo golpe en el certamen y de manera agónica, venció a Platense, líder de la Conferencia Sur, por 71 a 70 con un triple en el final de Andrés Llaver. Los Naranjas controlaron el juego en gran parte del mismo, en el final parecía que era del Calamar, finalmente el triunfo quedó en casa.

En horas previas al juego, Andrés Llaver había sido optimista de que Rivadavia tenía las armas suficientes como para vencer a Platense, equipo que llegaba (y continúa) cómodo en la primera posición. Y así fue, los Naranjas lograron una victoria importantísima y agónica, siendo el propio Llaver el principal artífice de la victoria.

Hace varios partidos que Rivadavia viene demostrando un alto juego, aunque con poca efectividad a la hora de convertir. Y en la noche del jueves ante el puntero de la Conferencia Sur, no fue la excepción. Buen movimiento de pelota, hasta encontrar espacios o bien, castigar desde el perímetro con lanzamientos cómodos. .

El inicio del encuentro, tuvo un trámite muy parejo. En gran parte de ese primer período fue mejor Rivadavia con un intenso y participativo Lazcano,sacándole faltas a los rivales, aunque Platense tuvo un mejor cierre y ganó el cuarto por 3 (23-20).

Federico Grenni apareció en todo su esplendor para el segundo capítulo y con tres bombas desde 6,75 y de manera consecutiva, los Naranjas pasaban al frente, sacando una pequeña ventaja. El Calamar no estaba cómodo y el trámite se volvió muy friccionado, con muchas faltas que rozaban lo antideportivo (38-33).

En el complemento, un par de decisiones arbitrales convirtieron al Brozovix en una caldera. Todos gritaban, todos pedían, todos protestaban. Ese pasaje del partido se vio envuelto en polémicas, Rivadavia por momentos se salió del juego y Platense aprovechó para descontar con su jerarquía. Pese a todo, el cuarto quedó para el local por siete (60-53).

Final para el infarto. Parecía que los Naranjas podrían cerrar el juego a su favor, más después de ir ganando 67-58 en 6´53″. Sin embargo, Platense ajustó la defensa de una manera que la hizo impenetrable. Los de Vázquez con mucha paciencia, entendían que el partido se podía ganar y anotando un parcial de 11-0, pasaban a comandar el marcador.

A falta de 10″, con ventaja de dos puntos para la visita (70-68) y pelota a su favor para el cierre, Llaver le sacó una falta a Blossom en ataque y los esteños tendrían la última. El mismo Llaver, tras el time out de Minelli, sacó desde la mitad de la cancha, la jugada se ensució entre Grenni y Lazcano y con algo de fortuna, la bola cayó en poder del base rivadaviense, que no dudó en probar desde el perímetro. Su lanzamiento entró limpio y los Naranjas pasaban al frente por 1, restando aún 4″, poco tiempo para que Platense intentara algo más que un tiro lejano y forzado.

Rivadavia logró lo que parecía imposible. Le ganó al Calamar, quedó tercero y ahora tendrá el fin de semana de descanso, empezando a pensar en la próxima gira de tres juegos que tendrá por Buenos Aires.

FORMACIONES:

RIVADAVIA BÁSQUET (71): Federico Grenni 12, Andrés Llaver 10, Matías Bernardini 13, Abel Trejo 12, Facundo Lazcano 9 (FI); Guido Francese 2, Facundo Alberici 0, Stefano Arancibia 13, Feliciano Pérez 0. DT: Fernando Minelli.

PLATENSE (70): Cedric Blosson 11, Pablo Bruna 14, Juan Lugrin 0, Felipe Pais 11, Alejandro Papalardi 9 (FI); Lucas Goldemberg 6, Lucio Delfino 2, Genaro Lorio 7, Ajehí Barú 10. DT: Alejandro Vázquez.

Estadio: «Leopoldo Brozovix»

Árbitros: Maxiliano Moral – Maximiliano Piedrabuena – Marcos Lucero

Parciales: 20-23; 38-33 y 60-53

Tiros libres: Rivadavia 10/15 – Platense 17/24

Fuente: Salto Inicial

Deja un comentario